30 de agosto de 2010

En un día como hoy, pero de 1916, Pierre Cardin despierta en la tabla de examinación de una sala de un metálico impoluto, grita, pero los tubos que salen de su boca se lo impiden. Siente un dolor en el pecho y cae muerto