9 de octubre de 2010

En un día como éste, pero de 999, se terminaban de suicidar todos los acróbatas que quedaban en algún punto boca abajo, al creerse que estaban en el año 666