7 de noviembre de 2010

En un día hoy, pero de 1966, la mezcla de un tipo especial de residuo radioactivo -tirado por la ventana en nuestro festejo-, junto a un cucaracha dio lugar a la creación espontánea de un nuevo tipo de vida